Marcial Maciel Degollado, fundador de la Legión de Cristo, una de las congregaciones religiosas más acaudaladas del catolicismo, estableció en el paraíso fiscal de Bermudas la sociedad “International Volunteer Services”, que le daría facilidades para llevar los millonarios ingresos de su imperio educativo sin pagar impuestos.

En Bermudas, la tasa a las sociedades o empresas es de 0 por ciento sobre captación y dividendos.

La cuenta por la que fluía el dinero fue abierta en el Citibank en 1994, y era manejada por rectores y administradores de la red de universidades de la Legión, una estructura educativa tan poderosa económicamente como el mismo Vaticano.

Los ingresos anuales de la red de universidades Anáhuac superan actualmente los 300 millones de dólares, de acuerdo con estados financieros obtenidos para esta investigación, una cantidad similar al presupuesto de la sede de la Iglesia Católica.

La información se obtuvo de la investigación periodística denominada “Paradise papers” o “Papeles del paraíso”.

 

Fuente.