El garbanzo es una buena fuente para la obtención de los llamados péptidos bioactivos o con actividad biológica que ayudan en la regulación y la modulación metabólica para la reducción del riesgo de enfermedades.

A través de un comunicado, la profesora-investigadora del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (DIPA) de la Universidad de Sonora (Unison), Carmen Lizette Del Toro Sánchez, dijo que las nuevas tendencias en el consumo de alimentos y los cambiantes estilos de vida, hacen necesaria la búsqueda de productos más saludables.

Cuando se consume garbanzo, apuntó, se tienen enzimas que empiezan a cortar el alimento y llega al intestino en fracciones pequeñas por lo que se van a generar muchos péptidos y cada uno puede tener diferentes funciones.

Se generan tantos, describió, que algunos pueden ser de mayor tamaño que otros y ahí es donde se origina el interés de ver cuáles pueden ser cortos, absorbibles y accesibles, y den un mejoramiento en el organismo.

La investigadora señaló que a través de estos péptidos antioxidantes se puede prevenir y, de alguna manera, ayudar a que disminuyan enfermedades crónico degenerativas.

Fuente.