El cuadro que dirige Juan Carlos Osorio ha llegado a tierras mundialistas este lunes. Su concentración estará basada en las instalaciones del Dínamo de Moscú y debutarán en el certamen el próximo domingo ante Alemania.

“Somos cinco, no manchen, mínimo una foto”, era la frase que Branco Cornejo lanzaba cada que un seleccionado tricolor subía al camión que los llevaría a su concentración en Rusia.

El fanático de Guadalajara había aterrizado con sus amigos tres horas antes en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú y decidió esperar al equipo nacional para darles la bienvenida.

Esta vez no hubo cantos ni porras y la única ‘calidez’ que se sintió fue la de la seguridad rusa: tres escoltas privados, dos militares armados, un par de perros policía y cuatro elementos del aeropuerto.

A pesar de las limitantes impuestas por seguridad, Branco volvió a alzar la voz frente a Juan Carlos Osorio: “Llevamos aquí horas, sin comer y nadie se para, Profe”. El colombiano le pidió una disculpa, firmó su pasaporte y regresó al avión entre aplausos y un discreto “vamos a ser campeones del mundo con usted”.

La Selección Mexicana pisó tierras mundialistas a las 19:00 horas de Rusia, todavía con 24 elementos y sin gente que entonara el famoso ‘Cielito Lindo’.