La natación de Chiapas vive momentos tristes y oscuros. Quienes manejan los hilos de este deporte en la entidad, parecen haber caído en el deseo ciego de poder y encumbrados en una mentalidad retrógrada, han dado al traste con el esfuerzo de sus propios atletas.

Resulta que Chiapas, al igual que todos los estados de la república, tiene una delegación compitiendo en el Campeonato Nacional Curso Largo de natación que se lleva a cabo en Guadalajara, Jalisco.

El viaje de esto chicos comenzó mal al no recibir ningún tipo de apoyo por parte de las autoridades deportivas de la entidad. Es decir, la Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte se lavó las manos con los apoyos en cuestión de traslado y hospedaje de participantes, entrenadores y delegados que asisten a Gudadalajara.

Esa falta de apoyo hizo que algunos padres tuvieran que desembolsar fuertes cantidades de dinero para hacer posible que sus hijos viajaran a la sede del evento. Mientras tanto, la Asociación de Natación del Estado de Chiapas les dio una playera a cada nadador, eso fue todo el apoyo de dicha asociación que tiene como presidente a un personaje llamado Mario Maldonado Solís.

Un padre de familia relata que tuvo que poner 17 mil pesos de su bolsa para que su hijo pudiera ir a competir. Pero las dificultades no quedaron nada más en el hecho de tener que solventar los gastos con dinero propio.

Sucede que en el grupo de nadadores, dos chicos destacaron al rankearse en los primeros lugares nacionales y con ello obtuvieron sus pases a las finales de sus pruebas. Con su esfuerzo, estos chicos calificaron en un total de 11 eventos.

El primer caso es el de Jorge Rafael Trujillo Ovilla, quien se ubicó en el primer lugar de los 50 metros estilo mariposa, categoría 11 y 12 años. Jorge Rafael superó a más de 100 nadadores de todo el país, con lo que se perfilaba como favorito para obtener la medalla de oro.

Sin embargo, el presidente de la asociación estatal omitió comunicar al club de este chico, que no podría participar en esa distancia ya que superaba el máximo de ocho pruebas que permiten los estatutos de la Federación Mexicana de Natación.

Haciéndose de la vista gorda, Mario Maldonado Solís prefirió callar y no avisar a los clubes acerca de dicha circunstancia. Ahora, Jorge Rafael Trujillo, quien había obtenido ese primer lugar, se quedó sin el logro y sin la posibilidad de competir en la final de su distancia. Se quedó prácticamente como campeón sin corona.

Cabe señalar que la Federación Mexicana de Natación no especifica el máximo de pruebas permitidas por competidor, por lo que es responsabilidad de los presidentes de asociación notificar a sus competidores de dicha situación. Mario Maldonado prefirió no decir nada.

Otro caso similar es el de Kevin Pérez Agustín, quien se ubicó en el sexto lugar de la misma distancia de 50 metros estilo mariposa y también tenía perspectivas de ganar medalla en la final del evento. Pero, igual que con Jorge Rafael, la negligencia de este directivo evitó que alcanzara un éxito mayor.

Hay que hacer hincapié en que Mario Maldonado es el director del club Orcas y presidente de la asociación estatal desde hace 12 años. Esto significa que ha vulnerado los estatutos de la federación y del Sistema Nacional del Deporte, en donde se establece que ningún presidente de asociación estatal puede durar más de dos periodos en ese cargo. Maldonado está a punto de terminar su tercer periodo y pretende ir por un período más.

En el ámbito local es de todos sabido que Maldonado ha tenido siempre rencillas o celos deportivos hacia el personal del Club Deportivo El Delfín, una institución que acaba de cumplir 40 años de vida y que a lo largo de todo ese tiempo se ha consagrado como el club de natación más importante del estado de Chiapas.

En un comunicado de prensa, Mónica Anzueto, presidenta del Club El Delfín expresa que la omisión de Mario Maldonado da “al traste con el compromiso, horas de entrenamiento e inversión de tiempo, dinero y esfuerzo de los padres de familia de nuestros nadadores.”

En resumen, el estado de Chiapas perdió la oportunidad de competir por dos medallas en el Campeonato Nacional Curso Largo, únicamente por la negligencia de alguien empeñado en buscar sólo el crecimiento de su club y bloquear los éxitos de nadadores que representan al equipo que a él no le gusta.

La situación es vergonzosa, lamentable y refleja que en la asociación estatal de natación es urgente el cambio de dirigencia y mover del poder a un sujeto que cuando asumió dicha presidencia prometió mejorar las condiciones de este deporte y que sólo ha logrado entorpecer el crecimiento del mismo.

Faltará ver qué repercusiones tendrá esta negligencia y hasta dónde seguirá Mario Maldonado como presidente de la asociación estatal de uno de los pocos deportes que históricamente le ha dado buenos resultados nacionales e internacionales al estado de Chiapas. Nos leemos en la próxima Línea de fondo.