El líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional, declaró este lunes su victoria como presidente de México y agradeció a sus oponentes que hayan reconocido su triunfo electoral.

“Expreso mi respeto a quienes votaron por otros candidatos y partidos, y lo mismo manifiesto para los tres candidatos a la Presidencia de la República de las distintas organizaciones que el día de hoy han reconocido nuestro triunfo y victoria”, dijo López Obrador desde el Hotel Hilton, en el centro histórico de la capital, después de que el Instituto Nacional Electoral (INE), de acuerdo con la muestra de 7.700 actas de votación, ratificara que había obtenido entre el 53 y el 53,8% de los votos.

“Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior”, apuntó López Obrador, que asumirá la Presidencia el próximo 1 de diciembre.

Aseguró que su proyecto de nación buscará establecer una “auténtica democracia” y los cambios “serán profundos”.  Asimismo, indicó que habrá libertad intelectual y empresarial, y aseveró que habrá disciplina fiscal y financiera.  Todo ello con el fin de “erradicar” la corrupción, uno de los principales problemas que corroe al país.

Finalmente, aseguró que su Gobierno representará a “ricos y pobres”, a mexicanos de todas las corrientes intelectuales y de todas las preferencias sexuales.

En segundo lugar quedó Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional, con alrededor del 22% de los sufragios, seguido de José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), con cerca del 16%, y el independiente Jaime Rodríguez, el Bronco, con el 5,5%.

Tanto Meade como Anaya habían reconocido previamente la victoria de López Obrador.

Unos 89 millones de mexicanos estaban llamados este domingo a las urnas para elegir unos 3.400 cargos públicos, entre ellos el de presidente del país, diputados, senadores, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México.