Busca IFPI equilibrar la Brecha de Valor y reducir la piratería digital

810

Conscientes del cambio digital que la industria musical experimenta, productores y artistas y ejecutantes pugnan por una legislación que pondere sus derechos y el pago justo y transparente de sus regalías, así como equilibrar la Brecha de Valor que aqueja a la industria musical a nivel global.

En la inauguración de la Quinta Reunión Iberolatinoamericana de Artistas, Intérpretes  o Ejecutantes (FILAIE),  que se lleva a cabo en Ecuador, Quito,  la Directora Ejecutiva  de IFPI Frances Moore y el presidente de la FILAIE, Luis Cobos urgieron a llegar a acuerdos para equilibrar la Brecha de Valor  y terminar así con la disparidad de pago de regalías por plataformas digitales, como Youtube.

En su intervención, Frances Moore expuso que en los últimos cinco años los ingresos por streaming han crecido un tercio cada año, un aumento sostenido en la industria musical global. A pesar de ello, los ingresos de los artistas se han visto severamente afectados por la Brecha de Valor.

“Existe una disparidad de pago de regalías en algunas plataformas digitales, como Youtube, que paga menos de un dólar por año por usuario a los artistas, en contraste con Spotify, que paga 18 USD por usuario anualmente. A pesar del 3.5 % de crecimiento que la industria musical global tuvo en 2015, y pese al aumento de ventas digitales sobre las físicas, los artistas ven coptados sus ingresos por pago de regalías en Internet”, explicó.

Ante productores, artistas y Sociedades de Gestión, Moore sostuvo que el combate a la piratería en Latinoamérica es también un objetivo a seguir tanto en el ámbito digital, como en el físico. “La piratería erosiona los ingresos de la industria y es una problemática especial en Latinoamérica. La solución a este problema será por una legislación que contemple la puesta a disposición y la conversión de audios desde plataformas digitales”.

En su oportunidad, Luis Cobos, Presidente de FILAIE señaló que “no podemos estar a expensas de un color de partidos políticos, es necesario equilibrar la Brecha de Valor, hacerlo por la cultura y la propiedad intelectual”.

De acuerdo con cifras de IFPI, dijo, en 2015, los formatos digitales representaron el 45% de las ventas contra el 39% de ventas físicas. Existen 40 millones de licencias disponibles en más de 400 servicios de música en plataformas digitales. No obstante, las regalías recibidas por artistas en formatos digitales son mucho menores a las cifras, expuso Luis Cobos.

Acotó que hay 41 millones de personas en todo el mundo que abonan cuotas mensuales para acceder a los servicios premium de las plataformas de streaming. YouTube es la plataforma más popular, pero es la que menos paga:  641 M$ USA en 2014, frente a los 1.600 M$ USA de las plataformas de streaming.

El también director de Orquesta criticó a la sociedad actual que pondera el “todo gratis” por encima del pago justo a la creatividad y a la propiedad intelectual. “Si el público no termina comprendiendo el valor económico de la cultura y la necesidad de la protección de la propiedad intelectual, no entenderá la necesidad de remunerar justamente a los creadores, a los artistas, y perderemos el apoyode ese público que caerá, como ya ocurre, en las garras del “todo gratis”.

Citando a Francis Gurry, director de la OMPI, Luis Cobos sostuvo que la sociedad del “todo gratis” acarrea un proceso de destrucción creativa que ha dañado los cimientos en los que se basaban las industrias culturales, sobre todo, anteriores a la era digital.

La Directora General de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (Amprofon), Gilda González Carmona dijo que es indispensable no establecer en el marco legislativo puertos seguros que permitan que las plataformas evadan los pagos tomando decisiones unilaterales contra artistas y productores bajo el amparo de éstos.

La Reunión Regional de IFPI –Filaie se lleva a cabo desde este día hasta el 18 de junio en Ecuador, Quito con la Sociedad de Artistas, Intérpretes y Músicos Ejecutantes del Ecuador, (SARIME) y la Sociedad de Productores de Fonogramas (Soprofon), como anfitriones.