El huracán María barrió la pequeña isla de Dominica con vientos de fuerza catastrófica y provocó lo que un alto funcionario describió el martes como “amplia devastación”.

La monstruosa tormenta se dirigió después hacia islas del Caribe ya devastadas por el huracán Irma.

 En comentarios en su cuenta de Facebook, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, dijo mientras la tormenta de Categoría 5 rugía sobre su nación insular que recorrería el país para ver los daños y conseguir la ayuda necesaria tan pronto como tuviera autorización para ello. Su “mayor temor”, señaló, era que la población de Dominica se despertara con noticias de “graves daños físicos y posibles muertos”.

Mientras comentaba el avance del meteoro por la isla en las redes sociales, los vientos arrancaron el tejado de su residencia oficial, algo que les ocurrió también a otros de sus vecinos, dijo Skeritt. Su principal preocupación, señaló, era rescatar a los atrapados y proporcionar asistencia médica para los heridos.

El vórtice del peligroso huracán pasó el lunes por la noche sobre la isla, antes de remitir brevemente a categoría 4 horas después y luego recuperar su categoría 5.

Fuente.