Desde 2013 la red social del los profesionales, Linkedin recibió una demanda colectiva por los términos de su función ‘Add Connections’. La demanda la acusa de robar direcciones de email de sus miembros y utilizar sus nombres para hacer crecer su red.

Esta función solicita a los usuarios importar sus contactos de correo electrónico y automáticamente les invita a conectar en Linkedin. Si una invitación no es aceptada en un determinado período de tiempo, LinkedIn envía hasta dos correos electrónicos de recordatorio para avisar al destinatario de que la invitación está pendiente.

La plataforma ha negado las acusaciones: “nunca hemos engañado haciéndonos pasar por usted y nunca enviamos mensajes o invitaciones a unirse a LinkedIn en su nombre a nadie a menos que usted nos haya dado su permiso para hacerlo”.

Ahora LinkedIn ha accedido a pagar 13 millones de dólares para resolver la demanda, tal y como recoge The Wall Street Journal.

“En última instancia decidimos resolver este caso para poner nuestra atención donde más importa, la búsqueda de formas para mejorar las experiencias de nuestros miembros”, expresó la compañía en un comunicado.

Fuente.