Quienes están en la toma de decisiones no tienen interés de generar un cambio, por eso es importante la incidencia política, dado que es “la única que funciona para que (la comunidad LGBTTTI pueda) acceder a un derecho”, indicó el activista Paul Ibarra, presidente de la Red de Diversificadores Sociales A.C.

En el conversatorio Procesos de incidencia política para el acceso a los derechos LGBTTTIQA+, moderado por Edwin Reyes, de Resilientes Quintana Roo, Paul Ibarra resaltó que los procesos de incidencia política o de incidencia comunitaria, nos lleva a garantizar que todas las personas accedan a los derechos que antes han sido negados.

“Aprender que tenemos voz y voto como ciudadanía, porque a las personas LGBTTTIQA+ no se nos consideraba hasta hace 30 años cuando la homosexualidad y bisexualidad eran consideradas enfermedades mentales; después no se nos llamaba ciudadanos por creerse que no podíamos tomar decisiones y por tanto no teníamos derechos civiles y ciudadanos… a partir de ahí viene toda esta ola de gente que desacredita la comunidad”, expresó en el evento organizado por el Instituto Quintanarroense de la Juventud.

Desde su perspectiva, los crímenes de odio e incluso de Estado son los que lastiman en mayor medida a la comunidad, pues aunque se ha avanzado en muchos países, aún en 13 de éstos se castiga la sexualidad con pena de muerte.

Apuntó que también se violan los derechos cívicos y políticos, puesto que aunque el 10 por ciento de la población es diversa a la heterosexual, no existe una representación en los Congresos.

Consideró que la principal amenaza es la respuesta violenta de los grupos que tienen intereses contrarios a la igualdad y no discriminación que responden a aquellos que ejercen abiertamente su sexualidad.