Un estudio realizado por un grupo de 100 científicos internacionales durante un periodo de 28 años descubrió que durante las últimas dos décadas la muerte de árboles en el Amazonas ha incrementado rápidamente, causando que la región, considerada “el pulmón del mundo”, tiene una menor capacidad de retener dióxido de carbono o CO2 por medio del proceso de fotosíntesis.

En promedio, el nivel de absorción de la selva declinó un 30 por ciento, o casi un billón de toneladas de carbono, entre la década de 1990 y 2000. Según el estudio, esta reducción ha causado que por primera vez la emisión de carbono por la población humana en América Latina sobrepase los niveles de CO2 absorbidos por el Amazonas.

Si este patrón continúa, la composición de la selva amazónica podría cambiar favoreciendo a plantas que naturalmente crecen rápido como las lianas o enredaderas tropicales.

Fuente.

No hay comentarios