El éxito del cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu en los Oscar no sentó bien a los sectores más conservadores de EU, molestos por una ceremonia que consideraron muy liberal y en la que los derechos de los inmigrantes indocumentados fueron protagonistas. Los conservadores estadunidenses deseaban el triunfo de la patriótica y taquillera American Sniper (El Francotirador), de Clint Eastwood, que finalmente logró solo el galardón de mejor edición de sonido.

El crítico cinematográfico Christian Toto, que calificó de “insulto” el resultado de American Sniper frente a Birdman, tachó de “inapropiados” los pronunciamientos, de “petición de amnistía fuera de lugar” el mensaje migratorio de Iñárritu. La página web del Tea Party arremetió contra el “desaire” de Hollywood por no considerar la mejor película la que dirigió Eastwood sobre el soldado estadunidense que más iraquíes mató.

El magnate Donald Trump también manifestó su malestar.

 

No hay comentarios