El líder norcoreano, Kim Jong-un, ordenó a sus tropas que estén listas este viernes para el combate en la frontera de la península dividida, donde las tensiones se amplifican tras un inusual intercambio de tiros de artillería entre ambas Coreas.

Las fuerzas surcoreanas ya estaban en estado de alerta máxima tras el ultimátum lanzado el jueves por Pyongyang: Seúl tiene 48 horas para cesar su guerra de propaganda en la frontera o se expondrá a operaciones militares concertadas por parte de Corea del Norte.

La poderosa Comisión Central Militar (CCM) de Corea del Norte, presidida por Kim Jong-un, avaló el jueves este ultimátum y proyectos de “ataques de represalias y contraataque a lo largo de toda la frontera”.

Según la agencia oficial norcoreana KCNA, el número uno del régimen comunista ordenó que las unidades del Ejército Popular Coreano (EPC) destacadas en la frontera intercoreana fuertemente militariza estén “en estado de guerra” a partir de las 17H00 locales del viernes (08H30 GMT).

Estas tropas deberán estar “plenamente listas para el combate y para lanzar operaciones sorpresa”, y toda la línea del frente debe encontrarse en un “semiestado de guerra”, decretó Kim Jong-un, citado por KCNA.

Los jefes de Estado Mayor de Corea del Sur replicaron dirigiéndose directamente al EPC para instarle a abstener de “todo acto irreflexivo” y advertir de que no se quedar de brazos cruzados en caso de nueva provocación.

No es la primera vez que Corea del Norte hace este tipo de anuncio en momentos de tensión. La última fue en 2013 cuando el joven dirigente norcoreano declaró el “estado de guerra” con el Sur. Los dos países siguen técnicamente en guerra porque la contienda de Corea acabó con un simple alto el fuego, no un armisticio.

Fuente.

No hay comentarios