La industria de la exhibición registra un crecimiento histórico, donde la Canacine prevé cerrar el 2015 con ingresos por 13,900 millones de pesos y 299 millones de boletos vendidos; números que superan los del año pasado, cuando las salas de cine sufrieron un estancamiento en ingresos y público.

La tendencia indica que en el 2015 los exhibidores crecerán 16.7% en asistencia a sus salas y 15.18% en ingresos; buenas cifras en comparación con el año pasado, cuando alcanzaron 257 millones de boletos e ingresos por 12,006 millones de pesos.

El aumento se debe a que el año cerrará con 6,080 salas de cine y por películas muy taquilleras. Los cinco principales blockbusters de Hollywood del 2015 vendieron juntos más de 70 millones de boletos, mostrando el músculo de la industria más poderosa del mundo, a la que aún le falta por estrenar la última entrega de Star Wars que podría romper todos los récords y hacer historia.

Sin embargo, desastroso año para el cine mexicano con una caída de 27% en ingresos con apenas 735 millones de pesos, una cifra menor al 2014, donde se alcanzaron 1,023 millones de pesos; o durante el 2013, un año exitoso en el que se registraron 1,214 millones; de hecho, los ingresos del 2015 se acercan a la taquilla que se tenía en el 2008.

En el caso de ventas de boletos, el cine mexicano vendió 17 millones, una cifra también menor al año pasado, cuando se comercializaron 23.42 millones de entradas, lo que representa una caída de 26% y que muestra una crisis del cine nacional en el circuito comercial.

“Sí, es un retroceso importante para el cine nacional, al que le ha pegado mucho la piratería en cuando al porcentaje de ingresos y a los productores mexicanos”, agregó el presidente de la Canacine. En cuanto al porcentaje de proporción de taquilla, el cine nacional cae a 5.7%, cuando en el 2013 representó 10.9% o el año pasado con 9.5%, que sin ser grandes números buscaba defenderse.

Fuente.