La antropóloga y activista Nadia Vera, originaria de Chiapas, y la estudiante y modelo Yesenia Quiroz Alfaro, nacida en Morelia, son dos de las cuatro mujeres asesinadas junto con el fotorreportero Rubén Espinosa Becerril el pasado viernes. De las otras dos aún no se conoce su identidad.

Nadia Vera, quien participó en el movimiento #YoSoy132, había salido de Veracruz hace como año y medio, por el clima de inseguridad, explica en entrevista con La Jornada Julián Ramírez, defensor de los derechos humanos, quien la conoció cuando residía en Xalapa.

Egresada de la Universidad Veracruzana, era amiga de Rubén Espinosa y le daba hospedaje en el departamento de la colonia Narvarte donde los encontraron muertos con otras tres mujeres. En la ciudad de México, Nadia trabajaba de promotora en un centro cultural y por primera vez después de mucho tiempo se veía feliz, dice Ramírez. Eso fue hace un mes.

Siempre estuvo activa con las causas sociales, cuenta Julián Ramírez. Apoyó el movimiento de Ayotzinapa, el magisterial y el de defensa contra las agresiones a periodistas, de la Defensoría y Estrategias Integrales para los Derechos Humanos y Territoriales. En Xalapa, durante una manifestación en 2012, Nadia fue detenida y golpeada por policías. En 2013, durante un violento desalojo de maestros en Plaza Lerdo, también sufrió una agresión.

El multihomicidio fue un ataque político a defensores de derechos humanos, afirma Julián Ramírez. Reduce las posibilidades de acceder a la seguridad para los periodistas, que consideraban que la podían encontrar en el Distrito Federal.

Fuente.

No hay comentarios