AL MENOS UN MILLÓN DE CIUDADANOS SE VOLCARON A LAS CALLES DE LA CIUDAD DE MÉXICO PARA AYUDAR
Los capitalinos se volcaron a las calles para remover escombros, coordinar entrega de víveres, apoyar en albergues e incluso dirigir el tránsito en los sitios donde no había autoridad.

El Gobierno federal desplegó a poco más de 4 mil militares en las zonas de desastre en la capital para la implementación del Plan DNIII, quienes trabajan hombro con hombro con los ciudadanos.

También participan en las labores elementos de la Marina y del Gobierno de la CDMX.
Además, 2 mil elementos de la PF -700 en la CDMX- realizaron actividades de apoyo.

En el corredor Roma-Condesa los restaurantes se convirtieron en centros de acopio, mientras en las colonias Narvarte y Del Valle los colegios abrieron sus puertas como albergues.
En uno de los campamentos más grandes, ubicado en las calles Nuevo León y Aguascalientes, en la Condesa, había por lo menos 500 personas preparando comida, separando víveres y organizando las herramientas para los rescates.

La calle de Nuevo León se cerró parcialmente al tránsito y fue ocupada por motociclistas, ciclistas y vehículos que descargaban y llevaban ayuda a otros lugares.
En la colonia Del Valle, el voluntariado se concentró en las inmediaciones de Gabriel Mancera y Escocia, donde cayeron dos edificios.
Fuente.