Mathias Goeritz: El retorno de la Serpiente

0
3131

Al ser una prioridad la funcionalidad de los espacios, dejamos de lado la capacidad emotiva que surge ante la ocupación desmedida del paisaje. Se levantan edificios, se construyen casas, puentes, avenidas, sitios públicos, resultando una necesidad vital en todos los sentidos acrecentar la mancha urbana.

Sin duda la crisis mundial que toma lugar en los últimos años de la década de los sesenta se generaliza en todas las expresiones artísticas. Pintura, escultura, arquitectura, gráfica, son parte del discurso de artistas emergentes preocupados por integrar el espacio, haciendo uso de todas las variables posibles.

Aparecen nuevos conceptos que rechazan las técnicas tradicionales. Como ejemplo,  la escultura urbana, obra tridimensional que no se preocupa por la funcionalidad, sino por la integración anecdótica del paisaje. Muestra de ello Las Torres de Satélite, La Ruta de la Amistad, El Espacio escultórico…

Bajo este matiz y con la promesa de volver desde la dirección del sol naciente, el patio principal del Palacio de Cultura Banamex se engalana con la presencia de la exposición El retorno de la Serpiente. Mathias Goertiz y la Invención de la Arquitectura Emocional. No toda serpiente puede ser Quetzalcóatl, ni toda arquitectura tiene el privilegio de provocar en el espectador un sinfín de sentimientos, pero la de Goeritz lo consigue de tal modo que es imprescindible visitarla.

Lo que se puede ver en esta exposición es puñado de excelentes dibujos, maquetas, fotografías, esculturas, pinturas, discursos que van desde la exacerbada emoción de colores y formas hasta la monumentalidad emocional contextualizada en el paisaje. Cuatro décadas de trabajo con un aproximado de quinientas obras que invitan al espectador a endiosarse ante tan sublime manifiesto.

Sensibilidad, inteligencia, e imaginación factores esenciales para emerger desde la tierra, como una serpiente, y retornar con los méritos de convertir la urbanización una experiencia emocional.

No hay comentarios