El Congreso de Nuevo León aprobó con 30 votos la reforma del artículo 1 constitucional del Estado con el propósito de garantizar el derecho a la vida desde el momento de la concepción.

Con un dictamen que tuvo 8 votos en contra y 4 abstenciones, el aborto ahora es motivo de cárcel para las mujeres que lleven a cabo esta práctica en Nuevo León.

La reforma del artículo 1 de la constitución estipula que el Estado reconoce, protege y tutela el derecho a la vida de todo ser humano desde la concepción.

Al considerar esta reforma como contradictoria a nuestra Carta Magna, a diversos tratados internacionales de derechos humanos y al no ser compatible con parámetros de derechos humanos en los que el Estado Mexicano ha hecho un compromiso, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, este martes, hizo un llamado urgente al Congreso para no aprobar este dictamen.

La organización advirtió que, de aprobarse el dictamen, limitarán el principio de autonomía de las personas y derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.