Día del Arbol

0
2520

La Real Academia Española define “ironía” como una burla fina y disimulada, así que no sería correcto de mi parte decir que resultan irónicas todas las publicaciones, comentarios y celebraciones que los políticos hacen con motivo del día del árbol.

Cuando los diputados y exdiputados locales, así como miembros y exmiembros de los ayuntamientos, -esos que han tenido el poder y la obligación de detener la destrucción de nuestros bosques y montañas, pero han preferido permitir la construcción de casas, estadios y cualquier otro tipo de edificios-, publican bonitas imágenes diciendo lo importantes que son los árboles para la vida, no es ironía, sino sarcasmo.

La RAE define “sarcasmo” como una burla sangrienta, mordaz y cruel con que se ofende. Eso es precisamente lo que esas personas hacen.

La única celebración válida de los políticos en el Día del Árbol, es la promulgación de una ley y sus reglamentos, que impidan a toda costa la destrucción de nuestros bosques y montañas. Ni un solo permiso de construcción más en nuestras montañas.

No hay comentarios