Tres de los nueve hijos de Joaquín Archivaldo “el Chapo” Guzmán están en la mira del gobierno de los Estados Unidos. Se trata de Iván Archivaldo (31) y Jesús Alfredo Guzmán Salazar (29), como de Ovidio Guzmán López (25), señalados por sus vínculos con el tráfico de drogas y lavado de dinero.

El primero de ellos, Iván Archivaldo, es acusado de llevar varias toneladas de cocaína y marihuana a los Estados Unidos. “El acusado Iván Archivaldo Guzmán Salazar posteriormente recolectó las ganancias de esa droga y lavó y transfirió los dividendos desde Estados Unidos a México y a algún otro lugar para beneficio de miembros del Cártel de Sinaloa”, dice un documento del Tribunal de Distrito de California, fechado en septiembre de 2013. La información proviene, en parte, de la DEA, la agencia antinarcóticos de EE.UU.

Ellos dos, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo, son los mismos que días antes de la espectacular fuga del Chapo habían tuiteado enigmáticos mensajes, premonitorios del escape. Si bien en 2005 Iván Archivaldo había sido detenido por lavado de dinero y en 2009 Jesús Alfredo fue acusado en 2009 de tráfico de drogas, este año el gobierno estadounidense ubicó a los dos hijos mayores como parte de la red del Chapo Guzmán Loera, pero a la vez como líderes de la organización criminal con grupos de personas a su cargo.

En tanto, Ovidio Guzmán López fue mencionado en 2012 como parte de la organización criminal de su padre, pero en los últimos dos años ha logrado mantener un perfil más bajo que sus hermanos. La madre de Guzmán López, la señora Griselda López Pérez, también aparece en la lista de la OFAC como parte del sistema de financiamiento de la organización criminal de Joaquín El Chapo Guzmán.

Fuente.

No hay comentarios