Amnistía Internacional (AI) eligió a México como sede para establecer una oficina regional para reforzar la importancia de los derechos humanos en el país y en América Latina, advirtió el secretario general de la organización, Salil Shetty.

Durante el foro Las Américas en la encrucijada: ¿más seguridad, menos derechos?, el activista consideró que la región no recibe la atención global que merece en materia de derechos humanos, en contraste con zonas como Medio Oriente o países totalitarios como Corea del Norte, porque es visto como un continente que ha mejorado en lo económico y lo político.

No obstante, dijo, la tortura, las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales, la discriminación, la violencia contra las mujeres y los ataques contra defensores de derechos humanos continúan. Tan sólo en México, expuso Shetty, en 2013 se registraron 23 mil homicidios, 132 mil secuestros y se acumularon más de 25 mil desaparecidos.

“Parece que luego de décadas de dictaduras y gobiernos autoritarios, la mayoría de los países de América Latina tienen democracias electorales, leyes e instituciones, pareciera que los mayores problemas han sido resueltos. Además los líderes latinoamericanos tienen muy bien trabajada la retórica de los derechos humanos”, manifestó.

“Pero las democracias electorales han sido un sustituto muy pobre para una rendición de cuentas real, tenemos una situación en la que la impunidad es la norma”. El activista lamentó que en América Latina, los ricos o privilegiados no necesitan del Estado, pues para ellos todo está privatizado, y que sean los más pobres los que dependen de un Estado que funcione, lo cual no sucede.

Fuente.

No hay comentarios