Evita el robo de tu bicicleta

0
1317

Durante estos días me he dedicado a hablarles acerca del ciclismo urbano, esa alternativa de movilidad que podemos aplicar en nuestra vida diaria, si así lo decidimos. Además de todos los beneficios ambientales y de salud que conlleva.

Quiero dedicar este artículo completo a una de las situaciones que más se puede presentar durante nuestra experiencia como ciclistas urbanos, y creo la más desagradable: el que nos vuelen la bici.

Todo aquel que posee una bicicleta, sabe que es uno de sus objetos más preciados en la vida, por ser la primera que se consiguieron y a ella le han tomado demasiado cariño, y su valor estimativo es altísimo, casi inalcanzable, o por ser una bici que los ha acompañado durante varios años y que además hicieron muchos sacrificios para poder pagarse esa bicicleta tope de gama. En cualquiera de las situaciones, debemos adoptar una serie de medidas para garantizar a nuestra amada bicicleta, porque la vulnerabilidad de ella, depende en buena parte de ti.

Papelito habla

Si tu bicicleta la adquiriste en una tienda, guarda lo mejor posible tu factura, ticket de compra, garantía, manuales, o cualquiera de ellos. Tenlos a la mano, no permitas que acaben en la basura.

Si compraste una bicicleta de segunda mano, identifica en el cuadro un número de serie, por lo general vienen en la parte de abajo. Este número es único, anótalo y guárdalo muy bien. En caso de no presentar ninguno, tu puedes asignarle uno e  intenta que alguien lo grabe en el cuadro, o imprímelo en vinil, y como una etiqueta pequeña intenta pegarlo en una parte del cuadro que no esté tan directo al roce, para que se conserve el mayor tiempo posible.

Enchúlame la bici

Así como con la ropa, en la calle vas a ver más de uno/a con una igual que la tuya. Haz que tu bici sea especial, puedes colocarle salpicaderas, parrillas, canasta, timbre, cambiarle los puños o las llantas por unos de otro color, elegir otro sillín, etc. Lo que tu imaginación y gusto digan.

En casos más “extremos” puedes pintar el cuadro completo o al diseño de tu elección, agregándole frases, figuras tribales o lo que tú gustes. De esta manera te aseguro que tu bici será única en la ciudad, que la podrán reconocer incluso si tú no vas rodando sobre ella. Eso es un punto a favor, ya que de ser sustraída la podrán distinguir tu y todos tus amigos de manera más fácil.

But first, let me take a selfie

Teniendo el modelo final de nuestra modificada (o no tanto) bici, sería muy recomendable tomarle unas fotos. Nadie lo puede negar, amamos tomarle fotos a nuestra bici, y una que otra culposa “selfie”. Tómale varias fotos, desde las generales, hasta los detalles de las partes de tu bici. Si le has agregado detalles a tu bici (como frases o dibujos), también retrátalos.

Bici cara = Candado caro

Es común encontrar en los supermercados (Reyes Magos: Walmart no es una tienda de bicis especializada) opciones de seguridad para la bici, por lo regular venden cables de acero de distintos calibres. Déjenme decirles que estos son los más vulnerables. Eviten compra de este tipo. Inviertan en cadenas de acero templado y un candado de seguridad (de esos con llaves raras).

Vamos, ¿gastaron tanto en su amada bicicleta, para comprar un candado de 30 pesos? Se la están dejando mucho más fácil a los amantes de lo ajeno. ¿Las cadenas son pesadas? Lo más común de ser ciclista urbano es que siempre carguemos una mochila o un morral, échenlas ahí, o si no hay alguna otra opción pueden optar por enrollarla al cuadro (que posiblemente dejará bastante maltratado tu cuadro).

¿De la llanta o del cuadro?

Ambos. Checa que los ejes de las ruedas no sean de fácil desbloqueo, ya que de ser así, encadenarás ambas llantas forzosamente. Si no te alcanza con una cadena, compra dos. No escatimes en precios. Dice el dicho: lo barato sale caro.

Procura que la cadena no quede demasiado holgada o en el suelo, ya que estarás dando oportunidad al ladrón de maniobrar más fácilmente y romper tu cadena.  Sitúa tu cadena lo más alto posible, nunca la dejes a ras de suelo. Si te sobra cadena, dale una vuelta más alrededor del cuadro o la llanta.

“Doñita, se la encargo tantito, échele un ojo, voy aquí nomás, no tardo”

Busca siempre estructuras fijas, zonas iluminadas y lugares bastante transitados. Un plus es buscar zonas donde haya cámaras de seguridad, o en zonas donde veas más bicis aparcadas. Cicloparqueaderos, postes de luz, bancas de tubos gruesos, rejas de hierro o tubos, son los ideales.

EVITA:

  • Árboles pequeños.
  • Señales desmontables.
  • Mallas de acero o rejas delgadas
  • Postes de poca altura (cortos).
  • Lugares solitarios y oscuros están prohibidos: el ladrón podrá actuar con más tranquilidad, tendrá más tiempo y probablemente cumplirá su cometido.

En caso de dejarla en un estacionamiento (ya sea de tu trabajo o de la escuela), hazte cuate del vigilante y dile que te haga el paro, que no sea gacho y que le eche un ojo, pero no olvides de encadenarla adecuadamente. Y dentro de tu garaje, átala. No esperas que te la roben de tu casa, pero ha sucedido.

¿Y los gadgets?

Llévalos contigo. Todo lo que pueda ser sustraído, quítalo (luces, odómetros o cuentakilómetros, soportes para bocinas, celulares o cámaras, y en ciertas ocasiones, el asiento).

Si ya te volaron la bici… 🙁

Denuncia SIEMPRE. A las oficinas de tu municipio, en la web (existen miles de grupos ciclistas en México, quienes encuentran en las redes sociales la mejor manera para compartir el gusto por las bicis, y que son muy solidarios cuando suceden estos lamentables sucesos), por mensajería instantánea, en las calles por medio de carteles (aprovecha el viaje y deja unos en las tiendas de bicicletas, nuevas y usadas, ya que los ladrones regularmente suelen acercarse a ellas para venderles tu bicicleta robada).

Así los ladrones se las verán más complicada vender tu bici. Si eres más paranoico checa si en tu ciudad existen compañías aseguradores que incluyen a las bicicletas dentro de su mercado. Se sabe que sí las hay en México.

No dejes tu bici a la suerte. Toma en cuenta todos estos consejos al momento de dejar tu bici en la calle, ya que el que te roben la bicicleta es un golpe anímico muy fuerte y complicado de superar. Ánimo y que tu experiencia en el ciclismo urbano sea cada día mejor.

No hay comentarios