Como si fueran pocos los problemas laborales en Canal 22, ahora se da a conocer un probable caso de tráfico de influencias de Raúl Cremoux, director del canal, por beneficiar con contratos de adjudicación directa a su yerno, el productor Hari Camino, esposo de Daniela Cremoux, hija del funcionario.

Camino es socio de la empresa Calypso Media y del 2013 a la fecha tiene por lo menos seis contratos durante la administración de su suegro, quien llegó al Canal 22 en el 2013. Calypso Media realizó 13 programas de la serie El poder del diseño, con un monto por contrato de 1 millón 849,040 con fecha de inicio del 28 de mayo del 2014, y otro más por la realización de 13 programas de la serie Mexicanos exitosos, con un monto del contrato de 1 millón 960,400, con fecha de inicio del 11 de abril del 2014.

Calypso Media es propiedad de Rubén Álvarez, Hari Camino y Bruno Cárcamo, y al ser contratos menores a 2 millones de pesos, se pueden otorgar de manera directa. También, el hijo del director, Paul Cremoux, ha participado directamente en programas del Canal 22 como Mexicanos exitosos y El poder del diseño.

Por su parte, Laura Barrera, conductora del canal, publicó una carta asegurando que ella ha tenido total libertad y apoya a Cremoux. Sin embargo, dentro del canal, trabajadores denuncian que ella es socia de Vitruvio Ingeniería Cultural, SA de CV, empresa que también tiene varios contratos de adjudicación directa con Canal 22, entre los que destacan el de la realización de 13 obras del programa Instinto animal, que Barrera conduce y por la que el canal pagó 1 millón 419,028 pesos el 9 de abril del 2014

Fuente.

No hay comentarios