Un juez federal ordenó auto de formal prisión contra los cuatro monitoristas del CISEN, encargados de las cámaras de seguridad que vigilaba la celda de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en el penal del Altiplano, Estado de México. Se les acusa de incurrir en la omisión en el ejercicio de sus funciones.

El juez Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales, Víctor Octavio Luna, dictó la orden contra estos cuatro exempleados, quienes habían sido liberados bajo reservas de ley. Sin embargo, la PGR pudo obtener las pruebas necesarias para señalarlos como presuntos cómplices de la fuga del líder del Cártel de Sinaloa.

En total, sólo se han detenido a siete funcionarios con la huida de Guzmán Loera. El Consejo de la Judicatura Federal inició el proceso correspondiente e informó que los detenidos fueron internados en el penal del Altiplano, luego de que la PGR pudiera comprobar que a la hora de la fuga de “El Chapo” no había problemas técnicos en las cámaras y no había razón para dejar su área de trabajo.

Aunado a ello, se les vincula con el escape no sólo por no emitir el código rojo de manera oportuna, sino también por no reportar la conducta anómala del entonces preso.

Fuente.

No hay comentarios