Durante el primer semestre del 2015 el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), aplicado desde el 2014 a los alimentos con alto contenido calórico (refrescos y “comida chatarra”), generó un superávit a las arcas gubernamentales, lo que se traduce en una estrategia fallida para disminuir el consumo de este tipo de productos en la población.

De acuerdo al reporte semestral de este año de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), con el IEPS se recaudó un monto de ocho mil 163.6 millones de pesos, lo que signficó una diferencia de 577.6 millones más de lo que la dependencia había estimado generar.

En comparación con el reporte del mismo periodo del 2014, esto representó un incremento del 31.8%, lo que significa que el aumento del 8% a los alimentos “chatarra” y el peso por litro de refresco no hizo que se disminuyera el consumo de estos productos.

A pesar de que el objetivo por el que se creó el IEPS en teoría no ha sido cumplido, éste no será reducido principalmente porque esto compensará el déficit en otros sectores de recaudación consecuencia, en primer lugar, de la disminución de los precios del petróleo.

“Mientras que el gobierno no tenga la honestidad de destinar estos recursos a programas de salud y lo destine a su bolsa general de gasto, está validando la postura del sector privado en su argumentación de que el impuesto no ha tenido ningún impacto en salud o en el consumo“, acusó el senador Mario Delgado.

Fuente.

No hay comentarios