A través de lo que se ha denominado la ‘dimensión social de la cultura’, se desarrollan proyectos generadores de empleo, a partir de la riqueza cultural de comunidades con altos niveles de marginación y pobreza, indicó el funcionario.

En 2014 el 60 por ciento de los proyectos de México, Cultura para la Armonía se realizaron en 99 municipios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el 32 por ciento en 27 municipios del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia y el 36 por ciento de los proyectos apoyados por el Pacmyc se desarrollaron en municipios considerados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Recordó que en la Cuenta Satélite de Cultura, realizada por el INEGI y el Conaculta, se hizo evidente la importancia económica de la cultura: el 2.7 del PIB nacional corresponde a la cultura.

Tovar y de Teresa rechazó que sean las mismas mafias de la cultura las beneficiarias de los programas y presupuestos ya que a través de convocatorias públicas, de jurados y comités de selección de representación estatal y nacional, de la colaboración conjunta entre estados y federación, y de procedimientos abiertos, se garantiza la igualdad de condiciones y oportunidades de participación, la transparencia en los procesos operativos y la equidad en el otorgamiento de recursos en beneficio de la comunidad artística del país.

Fuente.

No hay comentarios