Las bandas criminales no representan el único peligro para los centroamericanos en su tránsito por México: si bien el crimen organizado perpetró 54.27% de las agresiones contra los migrantes en 2014, las autoridades fueron responsables de 20% de ellas, según la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem).

En un informe publicado hoy sobre las condiciones que sufren los migrantes irregulares durante su viaje rumbo a Estados Unidos, la Red –conformada por 14 casas y albergues para migrantes y una organización– concluye que “el Estado mexicano, a pesar de su discurso oficial, incumple con sus obligaciones internacionales y constitucionales de respeto y garantía de los derechos humanos”.

El principal delito que cometieron las autoridades mexicanas contra los migrantes en tránsito fue el robo, seguido de la extorsión y en menor medida la privación ilegal de la libertad y lesiones. La mayoría de las agresiones registradas contra los migrantes, apunta, se cometieron en los estados de Chiapas, Veracruz y Oaxaca.

Con base en testimonios de migrantes, la Redodem precisa que la Policía Federal fue la institución que más robó y extorsionó a los centroamericanos, por encima de los delitos perpetrados por policías municipales y estatales e integrantes del Ejército.

Fuente.

No hay comentarios