Fue en la década de los ochenta, cuando en Monterrey se comenzó con la construcción de un proyecto que brindaría al municipio un punto de reunión que albergaría una maravillosa vista del municipio.

Durante los años ochenta Monterrey vivió la modernización del corazón del centro de la ciudad. Fue el entonces gobernador Alfonso Martínez Domínguez quien inició este proyecto, en el que ordenó la construcción de pasillos y nuevos edificios que realzarán el centro regio.

A sus alrededores se encuentran Catedral, el Casino Monterrey, el Círculo Mercantil, el Museo Metropolitano, antes Palacio Municipal, el Condominio Acero y algunos antiguos monumentos que sobrevivieron a la modernización.

Aunque representó un avance para los regios, la Macroplaza fue abandona y no ha recibido mantenimiento al grado que hoy temen por su derrumbe.

Ante esta situación Adrián de la Garza comentó: “Hemos estado en comunicación con el Secretario de Infraestructura, ellos tienen un plan para darle mantenimiento y la intención es que, una vez que estén rehabilitada en su totalidad la Macroplaza, nos la van a entregar al municipio”.

El actual gobierno de Monterrey tomará la tutela del recinto para dar el mantenimiento adecuado y recuperarla una vez que el estado tome responsabilidad y comience con los trabajos de recuperación del lugar.