El 19 de septiembre de 1985 Alexis Aranda, quien acababa de comenzar sus estudios en el Conservatorio Nacional, fue testigo, junto con su madre, del derrumbe del edificio Nuevo León a causa del terremoto de 8.1 grados Richter que sacudió la Ciudad de México.

Su obra reciente, Magnitud 8.1, será tocada por la Orquesta Sinfónica Nacional en el programa conmemorativo del 30 aniversario del terremoto. “Así se llama el primer movimiento; el segundo, Elegía. Es como un nudo en la garganta, por la tristeza, la desolación, la pérdida. Y el tercero, Resiliencias, representa ese momento cuando decidimos dejar de estar tristes, ponernos a trabajar, hacer proyectos, levantarnos, lo mismo que le pasó a toda la ciudad”, explica el compositor a propósito de su décima pieza sinfónica.

Aranda realizó esta composición en menos de dos meses por encargo de Carlos Miguel Prieto, director de la Orquesta Sinfónica Nacional. Ofrecerá un concierto el 17 de octubre en Bellas Artes para celebrar sus 20 años como compositor, con obras de su autoría y otras de Piazzola y Beethoven.

Fuente.

No hay comentarios