Con un Jaime Rodríguez un poco menos “Bronco” de los esperado, pero con más civilización, se abrió el debate del grupo editorial Reforma, el cual fue salvado del aburrimiento gracias a dos o tres intervenciones inteligentes y jocosas de Fernando Elizondo.

Si algo es destacable del formato del debate, que parecía hecho para que corriera la sangre entre los candidatos, lo único que permitió fueron un par de actos de amabilidad inesperada entre los cuatro involucrados, quienes llegaron a hacerse invitaciones a declinar, y hasta a chambear en sus posibles gobiernos.

Tal vez, por ser el mayor de edad entre la cuarteta, sorprendió al hacer mención que el gran problema de Nuevo León es que todos los políticos se volvieron gruperos. Pero la alusión no parece que haya sido a Ivonne Álvarez, por su pasado en la TV, sino, y lo aclaró, por los grupos de poder en los diferentes partidos del estado. El público carcajeó.

“La corrupción e incompetencia está por todos lados. Como en obras públicas… y en cualquier área seguridad. Viene de la descomposición de la la onda grupera de los partidos. Como el Grupo San Nicolás y como el Grupo Allende”dijo.

Ahora, como si se hubieran puesto de acuerdo, en un guión aprendido ex profeso, “El Bronco” alabó a Elizondo, Elizondo, le devolvió la flor al Bronco, Felipe, habló bien de Elizondo y hasta lo invitó a sumarse con él, copiando a Jaime, quien ya lo había invitado a su gabinete, pero Elizondo, hablando bien de Felipe, declinó la oferta y todos hablaron de ser “buenos muchachos”.

Fuente.

No hay comentarios