Entre las Aerolíneas de Bajo Costo (ABC) con presencia en México desde hace una década, Interjet ha ido ganando preferencias y consolidándose como líder del sector gracias a que han mantenido precios accesibles combinado con un servicio usualmente eficiente. Claro, no están exentos de quejas y reclamaciones (¿qué empresa lo está?) pero sí podría posicionarse en este aspecto por encima de sus competidores directos Volaris y Vivaaerobus.

Este artículo no está dirigido al servicio que brindan: transportar personas. Tiene que ver con una deficiencia, quizás menor pero que de tan sencilla de resolver resulta incómodo y desesperante no hayan puesto ya solución. Es posible que el mío sea un caso aislado, y aún así implica aspectos perfectamente atendibles, por lo que si alguien en la empresa llega a leer estas palabras: ¡RESUÉLVANLO!

La cosa está así. Al momento de adquirir tu boleto, enseguida del área para ingresar los datos del comprador hay una casilla, ya marcada, con la leyenda: Si, deseo recibir información promocional. No pasa nada: puedes desmarcarla y seguir con el proceso, pero me atrevo a suponer que un 90% de las personas conjeturamos instantáneamente: “Ok, perfecto, no me estorba enterarme de próximas ofertas”.

inter0

 

Al actuar así, estamos concediendo a Interjet nos incorpore a su newsletter de promociones, que envían desde la cuenta info@interjet.mailengine.mx. Si nos dirigimos a mailengine.mx, nos encontramos con que en MailEngine

Somos especialistas en envío de correo masivo, transaccional y sistema reflex. Proveemos servicios de calidad mundial en la creación de estrategias de comunicación online. Empresa 100% Mexicana, con operaciones desde febrero del 2013.

Clap clap por apoyarse en infraestructura mexicana para su servicio de email marketing.

Empiezan a pasar los días, semanas, recibes uno o dos correos al día, paulatinamente entras menos a verlo y más a borrarlos en cuanto aparecen, hasta que una serie de factores (carestía económica, contemplar que en próximos meses no viajarás, etc.) te motivan a ya no estar borrando los correos cada ocasión que llegan, sino directamente darte de baja de la lista de correos. Entras al último que recibiste, te diriges a la parte final, y ahí, discreto, encuentras el enlace necesario -y obligatorio- para ello:

inter01

Das clic y comienzas el proceso. Paso 1.

inter3

Paso 2.

inter4

Fin: enterarte que la baja de tu correo de su lista de suscripción puede tomar HASTA 3 DÍAS. WTF? ¿Lo hacen a mano unos monjes budistas a la luz de velas fabricadas con parafina reposada en finas barricas de roble del Cáucaso?

inter5

 

Para quien está familiarizado con suscribirse/des-suscribirse de lista de correo sabrá que los mensajes de “Cancelación exitosa” son inmediatos… a menos, claro, que tu proveedor sea una empresa 100% mexicana que en su procedimiento de limpieza de base de datos busca errores comunes, omisiones de caracteres duplicados, entre otros, comprobando contra una lista blacklist, whitelist y cuarentena, para evitar soft y hard bounce, sea lo sea que signifique. Un par de ejemplos:

ejemplo1 ejemplo2

Tenemos ya un detalle por sí sólo relevante, pero ¡bah!, que son hasta 72 horas, pasarán, siempre pasan. Lo que no pasa es dejar de recibir los susodichos correos, al menos en mi caso. Hice el proceso de des-suscripción (por cuarta o quinta vez, perdí la cuenta) del cual tomé captura el pasado 6 de agosto, y a hoy, 12 de agosto, seis días después, sigo recibiendo correos de la misma lista de suscripción con singular alegría:

inter6

En vista de que el 4 de agosto TAMBIÉN me di de baja y al día siguiente recibí nuevamente correo, externé la situación en un tuit, teniendo respuesta de su cuenta de contacto @interjet_mx ofreciendo ayuda, a la cual no recurrí para documentar la situación narrada.

inter7

Expuesto lo anterior, muy seguramente ahora sí les tomaré la palabra para conseguir deshacerme de una vez por todas de esta calamidad y poder seguir mi viva con la apacibilidad habitual (#DramaOFF). Pero por Dios, ¿por qué me hacen escribir 650 palabras?

ACTUALIZACIÓN

Dos horas después de la publicación de esta nota fui contactado vía redes sociales por la empresa, comprometiéndose a revisar directamente la eliminación de mi correo de su lista de newsletter.