Definitivamente encontrar una vacuna contra el nuevo coronavirus COVID-19 se volvió una tarea a contrareloj para la doctora Sarah Gilbert, quien en pro de la humanidad, probó la efectividad de sus prototipos de inmunidad en sus hijos trillizos, que estudian bioquímica y siguen de cerca la carrera de su madre.

La científica lidera un equipo de 300 personas en la Universidad de Oxford, y sus investigaciones para la vacuna contra el SARS-CoV-2 están asociadas con la farmaceútica británico-sueca AstraZeneca.

Desde el inicio de la pandemia su trabajo se multiplicó, sin embargo, logró “avanzar muchos de los pasos del desarrollo de una vacuna que normalmente toman unos cinco años”. “Y lo hemos hecho en cuatro meses”, añadió.

Es que de las más de 136 candidatas, su vacuna es una de las pocas que se encuentran en la fase clínica final de estudios, la tan ansiada Fase 3. En la carrera para poner fin a la pandemia, el desarrollo de Gilbert está catalogada como uno de los más avanzados en todo el mundo.

En recientes fechas se dio a conocer que su equipo de la Universidad de Oxford, asociada con la farmacéutica multinacional había realizado ensayos en 1,077 personas, y entre ellos se encontraban los hijos de la científica.

Los trillizos actualmente tienen 21 años y estudian bioquímica, como su madre, y están interesados en su cometido de encontrar la vacuna contra el coronavirus, al punto que los tres participaron como voluntarios en los ensayos de Oxford.

No hay comentarios