El fondo de riqueza soberana de Rusia confirmó este 9 de septiembre la firma de un acuerdo con el fin de exportar 32 millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19, Sputnik V, a la farmacéutica Landsteiner Scientific, en México. El proceso de entrega del medicamento comenzará a partir del mes de noviembre, de acuerdo con un comunicado del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

Sin embargo, para que este procedimiento inicie, primero deberá obtener la aprobación de las autoridades regulatorias del país, que en este caso es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

A pesar de la polémica que ha suscitado esta vacuna, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, confirmó a inicios de este mes que México podrá participar en la Fase III de esta vacuna en el mes de octubre, aunque primero se deben esperar los resultados de las etapas previas.

“Se van a entregar los resultados de la Fase I y II y se nos propuso participar en la Fase III. ¿Eso qué significa? Bueno, significa que en los primeros días de octubre, si la autoridad regulatoria así lo considera, se pueda traer a México esa vacuna, enrolar voluntarios, desarrollar un protocolo de varios miles y, en pocas palabras, probar esa vacuna en nuestro país, en un plazo tan cercano como el mes que viene”, explicó.

La Sputnik V había estado en medio de la polémica, debido a que Rusia anunció que tenía la vacuna contra el nuevo coronavirus, pero sin haber aportado detalles de las pruebas clínicas, algo que generó mucha inquietud en el mundo científico.