Hay ocasiones en las que  los filmes debut de algunos directores han sido tan impresionantes en cuanto al recibimiento de la crítica y el público, que sus siguientes proyectos se ven menospreciados y enviados directamente al baúl del olvido como simples proyectos del monton. Tal es el caso del director Neill Blomkamp cuyo debut “Sector 9”, logró ser incluso nominada al Óscar en la terna de mejor película, hecho histórico considerando que desde 1982  no se nominaba una película de ciencia ficción, en aquel entonces fue “E.T el extraterrestre” el último en impresionar a la academia (aclaro que el mismo 2009 Avatar también consiguió la nominación al Oscar en la misma terna) y fue así que Sector 9 se volvió un filme de culto laureada por toda clase de público convirtiendo verbalmente al director como el encargado de redescubrir la ciencia ficción.

No obstante, su segundo proyecto Elysium, protagonizado por el excelente Matt Damon con la antagonista de lujo Jodie Foester, nos presentaba un panorama complicado pero posible en un futuro no muy lejano para la humanidad, por desgracia, ni la crítica ni el público recibió con agrado el proyecto y terminó siendo clasificado como “tibio” (excepto por mí que la verdad consideré el filme el tercer mejor producto de la ciencia ficción del 2013 tras Gravitation y Iron Man 3)

Pues bien, este 2015 nos presenta su nuevo proyecto; “Chappie” que trata de contar la historia de otro posible futuro en el cuál una opresiva fuerza policial conformada por ciborgs es la encargada de patrullar el crimen. Pero el pueblo se está revelando contra ello. Cuando Chappie, un policía androide es atacado y desmantelado, su creador toma al robot como una oportunidad para usar un nuevo programa que le da a las maquinas conciencia,  la idea, como el argumento de sus anteriores películas es buena ¿el problema? Qué se enamoraron del proyecto; como bien me lo decía  el profe de cine cuando estudiaba en la universidad (a mí y a toda la clase) “nunca debes enamorarte del proyecto, porque al enamorarte tiendes a ver todo bien, y así no se logra la perfección”.

Chappie peca de ser lenta, justifican el proceso de evolución de la conciencia con escenas aburridas y torpes, protagonizadas por la grandiosa banda musical Die Antwoord que si, justo eso que pensaste estoy por decir, son buenos musicalmente hablando, pero como actores, pareciera que Brockman les dio sus papeles solo por ser compatriotas africanos.

Mérito para Hugh Jackman quién hace un personaje villano muy humano, muy real, y muy virilmente torpe para mi gusto (que es excelente, y no hablo de mi gusto si no de Jackman) pero que nunca logra levantar la película, ni siquiera en las escenas dramáticas, porque es predecible, aunado a él está el pequeño papel de la actriz Sigourney Weaver quién como en Exodo, no hace más que acto de presencia, pero una presencia que a los cinéfilos nos hace pensar que estuvo solo porque será la protagonista del próximo proyecto de Brokman ‘Alien 5’.

Es una pena que tan buen argumento, director, y efectos especiales se vean empañados por pequeñeces  como la edición y la secuencia, pero que puedo decir, es el segundo filme de Brockman que no será parte del legado fílmico de las mejores películas realizadas de todos los tiempos.