Sé más productivo con una lista de tareas

0
2568

Cada día hay más cosas qué hacer. Las responsabilidades aumentan, la información se acumula, el tiempo pasa rápido y hay más metas que cumplir.  A veces nos frustramos porque nos perdemos en la rutina, los días pasan y sentimos que estamos estancados en lo mismo, sin cumplir nuestras metas. ¿Qué podemos hacer? ¡Cambiar y enfocarnos!

Alguien dijo una vez que la definición de locura es hacer lo mismo esperando resultados diferentes. Así me pasaba a mí. Quería lograr más cosas pero seguía siendo desorganizada, entonces decidí probar diferentes formas de acomodar mis pendientes y lograr mis objetivos.

Una de las herramientas más sencillas para organizarte es con una lista de tareas.

Así de simple. A pesar de que suena como algo muy “sin chiste”, el hecho de tomarte el tiempo de escribir lo que tienes que hacer te hace detenerte y realmente pensar en cómo acomodarás tus tiempos para conseguirlo.

Puedes hacerlo con papel y pluma en alguna libreta, o aprovechar alguna de las muchísimas aplicaciones que te ayudan a hacer y gestionar tus listas de pendientes. Yo he usado ambas, y de hecho, estoy trabajando para “combinarlos” y ser más productiva.

¿Cómo? Te comparto una idea:

1. Toma una libreta que te guste, puede ser exclusivamente para tus pendientes o no, lo importante es que te sientas a gusto con ella y sea práctica para llevar a todos lados. La mía es una libreta mediana, pasta dura, con un elástico para cerrarla y otro para sujetar mi pluma. No la uso solo para los pendientes, es mi libreta principal, donde escribo todo lo que se me viene a la mente y es importante para mi trabajo/blog/estudio personal. Sí, se llena de muchas cosas sin orden aparente, pero para eso están los marcatextos, post-its y calcomanías de colores. 😉

2. Detente y escribe. Tómate cinco minutos antes de empezar tus actividades cada día y escribe qué es lo que quieres lograr. Acá te van algunas ideas: escribir un post, leer un capítulo de un libro, lavar la ropa, sacar a pasear al perro, caminar 30 minutos… Lo que sea, escríbelo. No importa si no tienes tiempo para hacer todas esas actividades, no importa si es algo muy loco (como escribir un libro, por ejemplo). Escríbelo todo. Sé claro en lo que quieres hacer: es mejor escribir “leer dos capítulos de x libro” que “leer”.

3. Divide, prioriza y acomoda. Si tus objetivos son complejos (como el de escribir un libro que mencioné arriba), divide la tarea en cosas más sencillas que puedas lograr en corto tiempo (por ejemplo hacer una lluvia de ideas para nombres de personajes). Obviamente no lo vas a poder hacer todo en un solo día, así que indica con dos asteriscos las cosas que TIENEN que ser hoy, con un asterisco las que podrían hacerse hoy pero si no se hacen no se acaba el mundo y deja sin marcar las que pueden ser algún día no definido. Una vez que tengas claro la prioridad de cada tarea, ordénalas colocando las más urgentes arriba. Si puedes, establece horarios para cada actividad.

4. Este paso es si quieres añadirle tecnología al asunto. Añade tus tareas a alguna aplicación. La que más conozco se llama Todoist. Puedes categorizar (y subcategorizar) tus pendientes: trabajo, estudio, casa, personal… Puedes añadirles recordatorios y etiquetas(aunque necesitas ser premium para eso), fecha de vencimiento y nivel de prioridad. Por supuesto, hay muchísimas aplicaciones que puedes probar. Te recomiendo bajar algunas y quedarte con la que mejor se acomode a ti.

5. ¡No te distraigas! Cuando decidas completar una de tus tareas, haz todo lo posible para minimizar las distracciones. Si es algo en la computadora, cierra todas las pestañas que no estés utilizando, ni siquiera las que estés guardando para usar después (para eso están los marcadores y Pocket, jaja). Hay aplicaciones para no distraerte en el celular (como Forest, chequen el post de mi amigo Abraham Nuñez). El caso es que todos sabemos qué nos distrae, ¡identifícalo y haz algo al respecto!

6. ¡Celébralo! Una vez que cumplas todos tus pendientes, ¡recompénsate! Ponte contento, cuéntaselo a alguien, regálate un chocolate o baila la macarena. Estás más cerca de cumplir tus metas, ¡eso no lo dice cualquiera!

No hay comentarios