México y Bolivia tenían ayer la oportunidad de darle caza a Chile en el liderato del Grupo A de la Copa América 2015. Para ello, necesitaban ganar en el estadio Sausalito de Viña del Mar, donde ambos equipos se dieron cita para debutar en la competición.

Pocas expectativas brindaba el encuentro en la previa por la escasa calidad que ofrecían ambos equipos. México afronta la competición con un plantel de jugadores poco habituales, reservando a jugadores como Javier “Chicharito” Hernández para la Copa de Oro de la Confederación de Norte, Centroamérica y El Caribe, mientras que los bolivianos asumen el reto con una generación que técnicamente es muy limitada.

Sin embargo, el equipo dirigido por Mauricio Soria tuvo el aplomo necesario para mantener las estadísticas a favor frente a los aztecas, quienes nunca han podido derrotar a Bolivia en tres compromisos de Copa América. El gran mérito de esto lo tuvo el portero Rommel Quiñónez, quien realizó par de intervenciones que terminaron marcando diferencias en el compromiso. Una parada ante un remate de Gerardo Flores en la primera mitad y otra frente a Javier Aquino en el complemento permitieron mantener el marcador en cero y rescatar un punto.

A nivel colectivo México fue ligeramente superior a su rival; sin embargo, no tuvo la pegada para marcar diferencias. Bolivia, en tanto, se apoyó en el delantero Marcelo Martins para intentar quedarse con los tres puntos.

Fuente.

No hay comentarios