En un encuentro de escasas oportunidades de gol, el River Plate de Argentina sacó ayer un valioso esin goles en casa de los Tigres, en el choque de ida por la final de la Copa Libertadores.

Los universitarios sólo generaron un par de jugadas claras de gol y no pudieron sacarle provecho a su condición de locales. Fue el tercer empate entre los dos equipos en esta edición de la Libertadores. Ambos fueron parte del Grupo 6 y empataron previamente 1-1 en Argentina y 2-2 en el “Volcán” de Monterrey.

“Me voy tranquilo, tuvimos buenas oportunidades de gol, pero no concretamos. La verdad queríamos irnos mejor a Buenos Aires, pero estamos tranquilos”, dijo el volante uruguayo de los Tigres, Egidio Arévalo. “Allá tenemos que estar tranquilos porque ellos van a buscar hacer un gol de entrada. Debemos saber que está todo igual y tenemos las mismas posibilidades porque se puede ganar en Argentina”.

La mejor llegada fue a los 83’, cuando Damm quedó solo frente al portero luego de un rebote, pero en lugar de tirar, intentó eludir al arquero y no pudo concretar.

Fuente.