El primer ministro japonés, Shinzo Abe, tras reunirse con el presidente del comité de la organización, Yoshiro Mori, , declaró a la prensa que “En lo concerniente al nuevo estadio nacional para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020, he decidido revisar completamente el proyecto y partir de cero”. “He tomado esta decisión porque me han asegurado que podremos terminar a tiempo la construcción (…). Por el contrario, lamentablemente, el estadio no estará listo para el Mundial de Rugby” de 2019, señaló.

Inicialmente, el costo del estadio se elevaba a 162.000 millones de yenes (1.200 millones de euros), pero pronto ascendió a 252.000 millones de yenes (1.870 millones de euros), una cifra nunca vista en la historia del deporte. A comparación, el estadio de los Juegos Olímpicos de Londres costó poco más de 624 millones de euros, y el de Pekín, 417 millones.

El arquitecto japonés Tadao Ando, presidente del jurado que eligió el diseño del nuevo estadio a finales de 2012, se mostró sorprendido el jueves por el coste final, pero defendió el proyecto de su colega británico-iraquí Zaha Hadid, cuya estética futurista también ha creado polémica. “No podemos abandonar a Zaha. Si lo hacemos perderemos toda nuestra credibilidad en el extranjero”, advirtió el ganador del ‘Premio Pritzker’, que no quiso opinar este viernes sobre la decisión del primer ministro.

Fuente.

No hay comentarios