El primer ministro griego, Alexis Tsipras, enfrenta una rebelión creciente dentro de su partido izquierdista Syriza luego de que el Parlamento aprobó el tercer rescate financiero del país en cinco años.

La votación se llevó a cabo este viernes después de que los legisladores discutieron durante horas sobre cuestiones de procedimiento. Se espera que los ministros de Finanzas de la zona euro aprueben la ayuda vital para Atenas más tarde en el día. Gracias al apoyo de los partidos de oposición, el programa de rescate de 85,000 millones de euros (95,000 millones de dólares) fue aprobado con 222 votos en la cámara de 300 escaños.

Pero 43 legisladores —o casi un tercio de los diputados del partido Syriza, de Tsipras— votaron en contra o se abstuvieron, muy por encima de las tres decenas que lo desafiaron en una votación sobre reformas mes pasado. Tsipras buscará una moción de confianza en el Parlamento después de que Grecia haga un pago de deuda al Banco Central Europeo el 20 de agosto, dijo un funcionario del Gobierno.

En un llamamiento a los legisladores antes de la votación, Tsipras defendió la decisión de aceptar un programa que viene a cambio de aumentos de impuestos, recortes de gastos y reformas económicas, diciendo que era una elección entre “seguir con vida o el suicidio”.

Fuente.

No hay comentarios