El yuan chino retrocedió este miércoles hasta un mínimo de cuatro años, cayendo por segundo día consecutivo después de que las autoridades devaluaron la moneda, en una decisión que avivó el temor a una guerra global de divisas y generó acusaciones de que Beijing está dando una ventaja injusta a sus exportadores.

El yuan al contado en China cayó a un mínimo de 6.4510 unidades por dólar, su menor nivel desde agosto de 2011, después de que el Banco Central fijó su punto medio diario de referencia en 6.3306 unidades, por debajo del nivel de depreciación del martes.

La moneda china tuvo un peor desempeño en las cotizaciones internacionales, tocando el nivel de 6.59 unidades. El Banco Central, que describió la devaluación como una medida excepcional para que el yuan responda mejor a las fuerzas del mercado, trató de tranquilizar este miércoles a los mercados financieros al decir que no se embarca en una depreciación constante.

La devaluación ya había generado temores sobre una guerra mundial de divisas y acusaciones de que Beijing apoya injustamente a sus exportadores. “Tomando en cuenta la situación económica nacional e internacional, en la actualidad no hay ninguna base para una tendencia de depreciación sostenida del yuan”, dijo el Banco Popular de China en un comunicado.

Operadores cambiarios dijeron más tarde que los bancos estatales estaban vendiendo dólares en representación del Banco Central, y el yuan finalizó la sesión en el mercado al contado en 6.3870 unidades, después de avanzar con fuerza antes del cierre, lo que influenciará el rango medio de cotización del jueves.

Fuente.

No hay comentarios