Definitivamente el Wall Street cierra con los peores números desde la crisis financiera de 2008 debido la incertidumbre económica causada por el coronavirus.

El Dow Jones extendió la caída a última hora de la sesión, retrocediendo un 1.9%, mientras que el S&P 500 cayó un 1.6% y las tecnológicas del Nasdaq un 1%. Para evitar la propagación de la pandemia ya son 261 millones de estadounidenses los llamados a quedarse en casa, mientras los negocios y empresas detienen sus actividades. Por su parte, Goldman Sachs prevé un desplome del PIB del 30% en el segundo trimestre del año.

Estados Unidos ya ha superado los 3.000 muertos y registra más de 160.000 contagios a la espera de ver un pico en las próximas dos semanas. La inquietud de los inversores ante la rápida expansión del brote, sumada a la prolongación de las medidas de contención hasta el 30 de abril, han empujado a la Bolsa de Nueva York a los números rojos.

Tras dos turbulentas semanas, con subidas y bajadas extremas, los analistas no esperan que los vaivenes se vayan a suavizar a corto plazo. El S&P 500 bajó un 20% en el primer trimestre, su mayor caída trimestral desde 2008, mientras que el Dow Jones acumula pérdidas de un 23%, su peor retroceso desde 1987.

Goldman Sachs, uno de los grandes bancos de inversión del mundo, ha modificado este martes sus proyecciones para la economía de Estados Unidos. Los economistas se han vuelto más pesimistas y prevén un desplome del PIB del 30% en el segundo trimestre del año, algo que no se ve desde hace casi un siglo, en comparación con la estimación anterior del 24%. Sin embargo, hay optimismo respecto a que habrá una recuperación fuerte en el tercer trimestre.

En cuanto al desempleo, calculan que se disparará al 15% a mediados de año, por encima de un pronóstico anterior del 9%, según el informe recientemente publicado.

Casi 3,3 millones de trabajadores presentaron solicitudes de ayudas por desempleo la tercera semana de marzo en Estados Unidos. La cifra supera el récord de la Gran Recesión, en marzo de 2009, cuando se alcanzaron 665.000, y batieron la peor marca histórica, de octubre de 1982, de 695.000.