Brasil anunció este lunes un profundo corte de gastos y un aumento de impuestos para intentar cubrir su déficit fiscal, mientras lucha con una crisis que ya le costó la pérdida del grado de inversión a manos de Standard & Poor’s.

La séptima economía global “cortará la carne” del gasto estatal, como dijo el ministro de Hacienda Joaquim Levy, para evitar que grandes agencias de calificación sigan el camino de Standard and Poor’s y rebajen la nota de la deuda soberana de Brasil a la categoría “especulativa”.

El plan consiste en postergar ajustes salariales y contrataciones del sector público, eliminar 10 de los 39 ministerios, reducir mil empleos estatales y podar gastos en construcción de infraestructura.

“Tenemos que salir de un déficit de 30,500 millones de reales (8,000 millones de dólares) para un superávit de 34,400 millones (9,030 millones de dólares). Un valor total de 64,900 millones (17,030 millones de dólares). Ese es el valor total de las iniciativas” de corte de gasto y de aumento de recaudación, dijo el ministro de Planificación, Nelson Barbosa, en una rueda de prensa.

Fuente.

No hay comentarios