El presidente Vladimir Putin dijo el jueves a su par Nicolás Maduro que Rusia y Venezuela deben aunar esfuerzos para combatir la caída de los precios mundiales del petróleo, pero se negó a informar de alguna acción específica, como la posibilidad de un recorte a la producción.

Las economías de Rusia y Venezuela son altamente dependientes de los ingresos por la venta de petróleo, cuyo precio ha caído casi a la mitad desde el año pasado debido a un exceso de los suministros globales y la decisión de la OPEP de no recortar la producción.

Maduro se reunió con Putin en Pekín tras asistir a un desfile militar para conmemorar en Asia los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial. “El presidente Putin y yo nos hemos puesto de acuerdo en algunas iniciativas que vamos a adelantar, se van a conocer cuando estén en pleno desarrollo para lograr la estabilidad del mercado petrolero”, agregó.

Venezuela es miembro de la OPEP, pero Rusia no. Hasta ahora, Moscú se ha negado a recortar su producción de crudo para apoyar un aumento de los precios y no se esperaba que la reunión con Maduro arrojara resultados concretos al respecto, había dicho el miércoles a Reuters una fuente del Gobierno ruso.

“Las dos partes destacaron durante la reunión que los inestables precios del petróleo no son en interés de los países y que, por supuesto, se deberían integrar los esfuerzos en términos de coordinación para facilitar un alza en los precios“, dijo a periodistas el portavoz del Kremlin Dmitry Peskov.

Fuente.

No hay comentarios