La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) norteamericana aprobó con tres votos contra dos la normativa que prohíbe a los proveedores de internet frenar o bloquear ciertos contenidos a servicios legales en línea.

La reglamentación incluso prohíbe a los proveedores vender una conexión más rápida a algunos de los servicios en línea. Así, por ejemplo, Netflix o YouTube no podrán pagarle a empresas que ofrecen acceso a la red para que los usuarios accedan más rápido a contenidos. Ese es el principio conocido como “neutralidad en internet”.

Las reglas colocarían la internet en el mismo entorno normativo que el teléfono, proscribiendo prácticas comerciales “injustas o irrazonables” de los proveedores. Se trata del cambio regulatorio más importante en casi dos décadas y el objetivo es evitar que los proveedores vuelvan lento o bloqueen el tráfico de internet o creen vías rápidas de pago en la red.

Defensores de los consumidores celebraron las nuevas regulaciones y las consideran una victoria para las empresas pequeñas que temen pagar cuotas por mover el contenido que tienen en la red.

La neutralidad en la red significa que los portales y los videos se carguen a la misma velocidad. Ejemplificando, los usuarios ya no estarán más inclinados a ver un programa en particular en Amazon Prime en lugar de Netflix porque Amazon tiene un acuerdo con el proveedor de internet para cargar los datos más rápido.

Fuente.

No hay comentarios