El Secretario de Recursos Naturales y Medio Ambiente en Durango, Alfredo Herrera, manifestó que ante el crecimiento que registra en la entidad el ecoturismo y el turismo de aventura, es importante una mayor regulación de la actividad a fin de incidir en la conservación de los sitios, aunque subrayó que en este contexto lo más importante es abonar a la conciencia ecológica de las personas, porque a partir de ahí se podrá avanzar positivamente en este objetivo.

En charla para los lectores de este diario, el funcionario estatal manifestó que sí existe una coordinación interinstitucional con otras dependencias, principalmente con la Secretaría de Turismo, a fin de observar todas las áreas que competen a la actividad turística.

Explicó que de igual manera, existen actividades o acciones en conjunto con promotores turísticos, donde a la vez se analizan diversos rubros que abonen al desarrollo de estas ramas del turismo.

Luego, detalló que en Durango actualmente existen seis áreas naturales protegidas: el Tecuán, el Cañón de Fernández, Santa Bárbara y la laguna de Santiaguillo, esto en el orden estatal, mientras que en lo federal se contemplan las reservas de la biósfera La Michilía y Mapimí, en todos los casos con una serie de atractivos que cada vez son de mayor interés para los visitantes.