Durante el pasado mes de Julio, Starbucks lanzó un importante compromiso al anunciar que para el año 2020 abandonarán por completo sus popotes de plástico verde y, en cambio, todas sus bebidas contarán con tapas para sorber. Unas semanas después, se asoció con McDonald’s para crear un vaso totalmente reciclable, reconfirmando su compromiso con la sostenibilidad.

Sabiendo que este esfuerzo aún no es suficiente, en septiembre, la empresa lanzó el NextGen Cup Challenge, invitando a las empresas de cualquier escala a participar con ideas de vasos ecológicos. Con el propósito de “ampliar los límites del diseño sostenible y encontrar soluciones innovadoras para vasos”, de acuerdo al comunicado de prensa de Starbucks, se eligieron a 12 finalistas.

El primer grupo, diseñó revestimientos para vasos innovadores; el segundo equipo se enfocó en nuevos materiales y el tercero se dedicó a reinventar vasos reutilizables.

Dentro de este tercer grupo, una empresa presentó un proyecto de copas retornables llamado CupClub, proponiendo estaciones de limpieza donde los clientes puedan depositar su recipiente para llevar una vez que han finalizado su bebida.

CupClub
Photo©Steve Forrest/Workers’ Photos/

Una segunda propuesta está a cargo de reCup, una idea alemana, donde alquilas una taza y podrás devolverla a cualquier tienda participante. El proyecto incluye una app que te ayuda a localizar el punto de depósito más cercano.

La compañía con la idea ganadora recibirá un millón de dólares para financiar el desarrollo del vaso que al final se utilizará en las sucursales de Starbucks y McDonald’s de todo el mundo.