Como respuesta al presidente de México Andrés Manuel López Obrador quien pidiera este martes al Senado una consulta popular para enjuiciar a cinco ex presidentes del país, a los que acusa de corrupción y privatizaciones ilegales de bienes públicos durante sus gestiones, el ex mandatario Felipe Calderón rompió el silencio y aseguró que esa consulta es “violatoria de las garantías individuales” y “una clara muestra de persecución política y de abuso de poder”.

“Si tiene pruebas fundadas contra mí, que vaya hoy y las presente ante el Fiscal , sin necesidad de consulta. Pero si no tiene pruebas y ni acusaciones específicas, no hay consulta ni votación que valga, debe dejar de hostigarme y respetar mis derechos como cualquier ciudadano”, arguyó el ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN) a través de una serie de tuits.

“Constituye un acto corruptor de la Justicia, pues ejerce una presión abrumadora e indebida sobre fiscales y juzgadores, a través de la manipulación de la opinión pública, con la utilización de recursos públicos. Una clara muestra de persecución política y de abuso de poder…Está confundiendo la República con un Circo Romano: en lugar de acudir con pruebas a la fiscalía, pregunta a la multitud si se condena o perdona a inocentes, mostrando un dedo pulgar hacia arriba o hacia abajo. Un retroceso de miles de años en materia de justicia”, sentenció.