De manera sorpresiva, la Cámara de Diputados eligió a su nueva Mesa Directiva, la cual estará encabezada por el opositor PRI (Partido de la Revolución Institucional). Esto después de que la planilla recibiera el apoyo del gobernante Morena, con mayoría en el Congreso, tras una dura pugna con el PT (Partido del Trabajo), aliado de la mayoría.

Durante semanas, ambos grupos parlamentarios sumaron legisladores de otras bancadas, en donde hubo acusaciones de pago por el cambio de diputados y maniobras calificadas como “vulgares”. Sin embargo, este lunes, el PRI sumó 50 diputados por 46 del PT gracias a la ayuda del opositor PRD (Partido de la Revolución Democrática).

Sin embargo, a pesar de conseguir imponerse en el conteo legislativo, el PRI no alcanzó los votos necesarios en el Pleno, donde se requiere una mayoría calificada. Por lo tanto, la presidencia se mantuvo en las manos de Laura Rojas, del PAN, durante las últimas horas. Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador y con mayoría en ambas Cámaras del Congreso, maniobró a lo largo de este martes y las primeras horas del miércoles para conseguir los votos necesarios para que Sauri Riancho y el PRI presidieran la Cámara de Diputados.

La experimentada diputada priista Dulce María Sauri encabezará así los trabajos de la Cámara de Diputados para el tercer periodo de sesiones ordinarias (2020-2021) al alcanzar este miércoles la aprobación calificada del Pleno, es decir, dos terceras partes o más del total, con 313 votos a favor, 123 en contra y 21 abstenciones.

A Dulce María Sauri la acompañarán en la vicepresidencia Dolores Padierna, de Morena; Xavier Azuara, del PAN (Partido Acción Nacional); y María Rocha, del PRI. Además, la secretaría estará integrada por seis mujeres y un hombre, dejando una planilla de nueve mujeres sobre 12 puestos.