El Secretario de la Defensa Nacional, Luis Sandoval, se encargó de informar que los gastos en la gestión del ex Presidente Enrique Peña Nieto por conceptos como giras, combustible, mantenimiento, sueldos de tripulación y seguros para el TP-01 sumaron 408.4 millones de pesos.

Indicó que en 2016 se gastaron más de 69 millones de pesos; en 2017 más de 71 millones y en 2018 fueron 133 millones de pesos, haciendo un total por esos conceptos de 274 millones de pesos.

El General Sandoval afirmó que el avión hizo 122 giras nacionales en la gestión anterior por las que se pagaron más de 8 millones de pesos por 37 viajes en 2016; 11 millones por 48 viajes en 2017, y 11.7 millones por 37 viajes en 2018, para un total de 31. 4 millones de pesos.

Por las giras internacionales se gastaron 42. 7 millones de pesos en 2016; 28.3 millones por ocho viajes en 2017 y 31.7 millones por diez viajes en 2018, para un total de 102.8 millones de pesos.

El embrollo comenzó con el primer ofrecimiento de venta, del que públicamente no se conoció ni la oferta y ni el monto que el Gobierno mexicano preveía recuperar. Ante la falta de compradores, se anunció una rifa para sortear la nave. Después se añadió que se trataría de una lotería simbólica, y que se darían premios a los ganadores. Y por último, el presidente anunció que serían los empresarios los que en realidad iban a pagar la lotería comprando la mayoría de los boletos. Casi un centenar de los hombres de negocios más poderosos del país -Carlos Slim, Emilio Azcárraga, OIegario Vázquez, entre otros- fueron invitados en febrero pasado a una cena en Palacio Nacional de la que salieron comprometidos a poner de su bolsillo 1.500 millones de pesos (80 millones de dólares) en boletos de la rifa.

Una de las grandes incógnitas de la participación de los empresarios en esta aventura -descartada la desgravación fiscal- es cuál será la contrapartida del Gobierno. ¿A cambio de qué accedieron las grandes fortunas de México a colaborar en este supuesto altruismo?

México lleva asistiendo entre la hilaridad y la abierta crítica a esta especie de sainete por capítulos mientras en el país se siguen multiplicando los problemas. La violencia continúa rompiendo récords y la economía mexicana, que ya cerró el año pasado en negativo por primera vez en una década, sufrirá uno de los peores goles regionales por la crisis de la covid-19. El estallido de la pandemia ha sido una de las razones defendidas por el Gobierno para la vuelta de la aeronave. El objetivo, repetido en muchas de las conferencias matutinas, es dedicar el dinero obtenido no solo a sufragar los gastos del mantenimiento del avión hasta que sea posible su venta, sino también a financiar causas sociales, en particular, equipo médico.