Recientemente ex director de Pemex, Emilio Ricardo Lozoya Austin, enfrenta una audiencia virtual ante el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, Juan Carlos Ramirez Benítez, por -presuntamente-, haber recibido sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Al igual que sucedió con la audiencia que sostuvo el martes ante el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, José Artemio Zúñiga Mendoza, por su presunta implicación en la compra de la planta chatarra de Agro Nitrogenados y en la que fue vinculado a proceso pero gozará del beneficio de portar un brazalete electrónico; su declaración de este miércoles también se realiza mediante video conferencia.

Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Rojas Pruneda son los abogados que defienden a Emilio Lozoya.

Emilio Lozoya está acusado de los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, debido a que presuntamente recibió sobornos por poco más de 9 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht.

Además, el presidente Andrés Manuel López Obrador, confirmó que el ex director de Petróleos Mexicanos “ya empezó a hablar” (en referencia a la audiencia del martes), y “va a cooperar como testigo colaborador”.

Lozoya Austin se encuentra internado en el Hospital Ángeles del Pedregal desde su llegada a México, ocurrida el 17 de julio, cuando fue extraditado desde España a petición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El ex director de Pemex fue diagnosticado con una “anemia severa” y problemas en el esófago, por lo que de inmediato fue llevado al nosocomio ubicado al sur de la Ciudad de México, por lo que la Fiscalía General de la República (FGR) montó un distractor para la prensa, con la finalidad de que los representantes de los medios de comunicación acudieran al Reclusorio Norte, a donde tendría que haber sido llevado.