En la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto existieron recursos provenientes de la empresa brasileña Odebrecht. Es una situación que conocían autoridades mexicanas, porque Marcelo Odebrecht, expresidente de la compañía, declaró en mayo de 2017 ante funcionarios de la extinta Procuraduría General de la República (PGR, ahora Fiscalía General de la República) que había aportado dinero a la campaña en el 2012.

De acuerdo con información de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la declaración fue ocultada a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), lo que eliminó la posibilidad de que el expresidente mexicano fuera enjuiciado. Para el mismo el mismo portal, Santiago Nieto, quien fue titular de la Fepade del 2015 al 2017 y ahora está en la Unidad de Inteligencia financiera, mencionó que si la declaración que hizo Marcelo Odebrecht hubiera llegado a la Fepade en el 2017 pudo existir la posibilidad de que el caso se llevará ante un juez federal, para su judicialización. Añadió que “el delito que se cometió en la campaña de Enrique Peña ya está prescrito”.

La cifra que declararon los ex directivos de la empresa brasileña fue que la cantidad ascendió a 50 millones de pesos, mientras que Emilio Lozoya, director de Pemex dijo que fueron 100 millones de pesos.

El funcionario público solicitó a la PGR acceso al expediente del caso Odebrecht para sustentar la investigación del financiamiento ilícito en la campaña del priista y la información se la integraron incompleta porque no estaba la declaración de Marcelo o “no se nos permitió acceso”.

Aunque Marcelo explicó, en su momento, que no conocía los montos que se entregaron, fue información que tuvo conocimiento Luis Alberto de Meneses Weyll, fue el director de Odebrecht en México, quien acusó al ex director de Pemex de recibir sobornos.